lunes, 26 de julio de 2021

Los muertos

 

Los muertos.

 

 

La mesa estaba servida, la comida se había preparado a su gusto.

Me vestí muy elegante, para que nada saliera mal.

Él llegó muy puntual, lo hice pasar, nos sentamos a la mesa, abrió la primera botella de vino, luego la segunda, la tercera,

todo iba perfecto, él no sospechaba nada, hablamos muy poco del tema por el cual lo había invitado.

Dijo que era tarde, que quería dormir un poco, mañana hablaríamos.

Le ofrecí el cuarto de visitas, aceptó encantado.

Cuando se levantò de la silla, estaba muy mareado, no podía caminar, hablaba incoherencias, le ayudé a subir las gradas, mi corazón latía a mil por segundo, repetía: todo iba perfecto.

Al llegar a las gradas, mi abuelo estaba ahí, con su escopeta, apuntándolo, sin ninguna misericordia. Tu día llegó, he esperado este día con locura. De qué habla? dijo estoy viendo visiones.

Qué pasa, llevame al cuarto. Yo temblaba de miedo, pero debía seguir las indicaciones del abuelo al pie de la letra. Seguimos subiendo, abuelo lo apunto, y le dijo: hoy debes cruzar al más allá, pero joder, si tú estás muerto yo mismo te enterré, si, estoy muerto, pero vengo a vengar mi muerte y la de mi nieta.

Tu nieta? de qué hablas, si, tu mataste a mi nieta porque no te dió el testamento, quién es tu nieta? es la joven que te tiene abrazado, para que no caigas. El abuelo quitó el seguro de la escopeta, jaló el gatillo y disparó 2 veces, sin remordimiento alguno.

El tipo cayó a la primera grada, vio a la mujer que lo sostenía, gritó como jamás nunca, murió en los brazos frío de la muerta.

Tiempo después, llegó la policía, encontraron el cadáver, pero nadie supo, por què el tipo había gritado tan desquiciadamente, después de que se escuchara el fatal disparo.

 Derechos reservados

Karen Valladares


No hay comentarios:

Los muertos

  Los muertos.     La mesa estaba servida, la comida se había preparado a su gusto. Me vestí muy elegante, para que nada saliera mal...