martes, 28 de enero de 2014

Húmeda

Es domingo y llueve, y pienso entonces en la lluvia. Y pienso entonces en mi cuerpo húmedo. En el cuerpo enfermo, en mi casa húmeda en los versos,en las ideas, en el quejido. Pienso que en mi cuarto no cabe la hora, que no cabe el grito, el silencio. Solo cabemos ambos, sin tanta ropa.  Humedezco entonces. Hasta volverme lluvia

Antes de aborrecer el lenguaje

Brevísima reseña al libro de Imperia de Daniela Camacho
Por Karen Valladares






Hablar del dolor, de la enfermedad, de lo oculto, de los remedios para esconder el dolor, volver al dolor cada vez que sea necesario, o tenerlo como si fuese una maldición. Darle una cura al papel en blanco.
Buscar lo sensual donde no lo hay, donde se niega, donde se agiganta, donde aparezca cada vez que se le de la regalada gana. Pensar y huir, inventarse una enfermedad; cáncer.
Pensar que el nombre doloroso de alguien no tiene un sitio definido. Creer que lo despiadado resplandece, que la mutilación de nuestros nombres resplandece. Sentirse seducida por una herida(el pasado, quizá). Dejar de reconocernos. Irse, irse sin importar nada y volver a sentir el dolor de la ausencia, el dolor de eso que odiamos.
Escribir entonces, desde la enfermedad; hablar del tiempo consumido, de ver las horas primeras y últimas irse trás nosotras.
De verlo irse como si fuese el último tren de la estación. Buscar las manos de un hombre, de ese hombre que pronto no existirá, buscar su voz, su huella, la sed que lo trae a una. Y pensar :”el peligro que no se ve no existe” y pensar odio al hombre ausente, y pensar: que somos un campo de batalla antes de aborrecer el lenguaje.

jueves, 19 de diciembre de 2013

He dicho oscuridad

No hay nada aquí,  todo permanece inmóvil. He visto pájaros,  he visto cielos y viento y hojas  cayendo, y arboles meneandose y techos de casa a punto de volar. Mi casa esta vacía, todos han partido. Hay un olor a enfermedad, hay un olor a perros moribundos, hay un olor a flores marchitas, hay un olor a sexo en la cama, hay un olor a semen en mis manos, en mi vientre ondulado, en la sábana cuadriculada, en mi garganta.Hay un olor a muerte lejana. Aquí todo es pequeño. Tengo frío mi cuerpo esta helado, por favor no he muerto; que alguien me ayude,despiertenme.

Tomado del poemario:Ninguna tarde azul

jueves, 14 de noviembre de 2013

Geometría del dolor.


Imágen

Louise Bourgeois 

Presiento el dolor, la soledad, el frío de mi cuarto. El frío de mi cuerpo desnudo a media noche, pensando en vos; aquella canción de fondo que alguna vez pensé en dedicarte y que escucho cientos de veces para no olvidarte del todo. Abro los ojos y ya no es de noche.

La espera se desliza en mis manos como el último verso.

Presiento que no se nada de vos estos días, no se cómo se dice tu nombre, no se cómo andan tus pasos sin los míos. Todo esto apesta, apesta como a muerto en descomposición. Si pudiera desaparecerlo todo con un chasquido de dedos,  si pudiera fingir que en realidad nada de esto me importa. La ausencia, la lejanía, mi cuerpo vacío. Pienso en todo y digo: geometría del dolor, similitud de las cosas, otra vez enfermedad terminal, insectos dentro del cuerpo, gusanos, mariposas en el estomago, vómito, asco, preñez, orgasmo, silencios rotundos. Y el presentimiento de un próximo dolor que me asfixia.
@Karen Valladares,  tomado del poemario: Ninguna tarde azul

domingo, 20 de octubre de 2013

Glück, Louise Elisabeth

Lamium

Así se vive cuando tienes un corazón helado.
Como yo: entre sombras, arrastrándose sobre la roca fría,
bajo las copas inmensas de los arces.

El sol apenas me alcanza.
A veces, al comenzar la primavera, lo veo elevarse a lo lejos.
Luego crecen las hojas sobre él, hasta cubrirlo todo.
Siento su brillo entre las hojas, vacilante,
como quien golpea un vaso con una cuchara de metal.

No todos necesitan de la luz
en igual medida. Algunos
creamos nuestra propia luz: una hoja plateada
como un sendero que nadie puede recorrer, un lago de plata
poco profundo bajo la oscuridad de los arces.

Pero esto ya lo sabes.
Tú y aquellos que piensan
que viven por la verdad, y en consecuencia,
aman todo lo que es frío.


 
De "Iris salvaje"
Versión de Eduardo Chirino
s

martes, 15 de octubre de 2013

Me ha traicionado la poesía





Imágen: Sara Blake




Me ha traicionado la poesía

Se fue la palabra

La imagen,

la metáfora

Los libros buenos, y no tan buenos.

Se fue al carajo todo.

Y yo me quedo hundida en la nada.


@Karen Valladares, tomado del libro: Ciudad Inversa

domingo, 29 de septiembre de 2013

PIZARNIK


La jaula se ha vuelto pájaro

A. Pizarnik

jueves, 12 de septiembre de 2013

Debo elegir la rabia



Debo elegir la rabia,
 la furia, el llanto y el grito y la herida y otra vez la rabia.

Veo que corre mi sangre, que no es mi sangre, 
y siento que aquí nadie puede ser feliz.

Ser feliz es una maldición.

Hay que vivir como si nada importara,   
golpeándose el pecho; elegir la rabia, 
tomar un poco de ron, y pensar que nada importa.

Elegir el fuego, el insulto, la voz irritada,
 la queja, la mano empuñada, la casa vacía, la soledad, la mesa sola.

Vuelvo a elegir la rabia,
 y pienso en toda la mierda que debo decir. 
Esta noche será húmeda hasta los ojos, 
y no por la lluvia de este invierno inconcluso.

Pienso en el invierno, 
en las hojas cayendo de los árboles,
 en el moho de las paredes, en el aullido de un gato, y me da rabia.

Vuelvo a elegir la rabia porque todo es una terrible porquería.
 Nadie se ama, nadie se toma de la mano, 
nadie se besa. El amor no es cierto.

Elijo la rabia para detener el tedio
de esta casa sin vida.

 ®Karen Valladares.Tomado del libro: Maldita poesía
---------------------------


http://www.youtube.com/watch?v=N54bUC1mcfA

lunes, 9 de septiembre de 2013

TUS RAZONES

Por Rafael Saravia.
Foto: propiedad del autor.
 

Hay una razón para esta oscruridad. 
No has abierto los ojos. 
No has contemplado las ganas que se apuran en las manos-grietas. 
No has sabido crecer en el tacómetro de los indomables.
 En este albor, 
no fueron tus fuerzas parte de la fianza inconfundible que avala las órdenes de los desahuciados. 
No has cambiado ni un silencio por vergüenza. 
No conociste la rectitud, y aún así, fuiste aprendiz entre dos puntos.
 No te sentaste, no rehusaste la doctrina del arrodillamiento ante la estatua,
 no negaste tu sed de previsión ni tu miedo a la falta de crédito. 
No cogiste, pero no diste tampoco. 
Fuiste parte del gris que dejó crecer lo medible. 
No supiste ser pieza de la intemperie, 
no hubo nada más que aspirinas en tu dolor espiritual, 
no sembraste jamás el tacto.
Fuiste barbecho en tu demanda de luz.
 No pensaste en la sal del proscrito,
 no asumiste la corteza de los transeúntes sin cornisas. 
No hubo paz, ni uvas, ni pan compartido en el calor de la toquilla común.
 Tú reservaste el pudor para sepultar caléndulas. 
Reservaste la espera para preñar con desidia la voluntad de los impedidos.
 Fuiste conspiración justo a la altura del abrazo. 
Tú congregaste la ausencia de ganas en el corredor de los propósitos. 
No seguiste las miradas lúcidas, fuiste ajeno a la transparencia de las cerraduras. 
No alumbraste la pequeña boca que cedía al abismo,
 no tuviste nada que no fuese comprable. No tuviste más que razones, 
todas ellas alimentadas de sí mismas.
 No has contemplado cuánto pasado te queda por vivir.
 Tan sólo hay una razón para esta oscuridad: No has abierto los ojos.
 ------------------
 Poeta, editor y fotógrafo. Nace en Málaga en 1978 pero vive en León desde muy temprana edad. Desde el 2012 ejerce como columnista para el Diario de León. Fundador del Club Cultural Leteo y Ediciones Leteo, en su labor de gestor cultural ha traído a su ciudad a escritores de la talla de Antonio Gamoneda, Gonzalo Rojas, Fernando Arrabal, Martin Amis, Houellebecq, Adonis, Amelie Nothomb, Paul Auster, Enrique Vila-Matas, Ledo Ivo o Juan Gelman además de multitud de jóvenes poetas de varias nacionalidades. Como editor ha publicado más de cuarenta libros de autores de la talla de Ildefonso Rodríguez, Miguel Suárez, Eduardo Milán, etc. En el ámbito literario, ha colaborado con diversas publicaciones nacionales e internacionales (Ágora, Cuadernos Hispanoamericanos, Turia, Nayagua, The Children´s book of american birds, Entrelíneas, Punto de Partida –UNAM-, etc) así como en recitales (España, Portugal, Brasil, Italia, México, etc) y páginas web.
Tiene publicados los poemarios “Pequeñas conversaciones” (Leteo, 2001; Amargord, 2009), “Desprovisto de Esencias” (Renacimiento, 2008), “Llorar lo alegre” (Bartleby, 2011) y “Carta Blanca” (Calambur, 2013). Participa en las antologías “Novilunio” (1998), “Petit Comité” (2003), “Antología del beso, poesía última española” (2009), “A Pablo Guerrero, en este ahora” (Ed. El Páramo, 2010) o “Por donde pasa la poesía” (Baile del Sol, 2011) entre otras. Suya es la edición y el prólogo del libro “El río de los amigos, escritura y diálogo en torno a Gamoneda” (Calambur, 2009) con colaboraciones de Gonzalo Rojas, Jaime Siles o Juan Carlos Mestre entre otros.
En el ámbito fotográfico ha desarrollado tres exposiciones individuales “Nos queda la memoria”, en el Varsovia “Ramblas” y “Contrastes” para la Junta de Castilla y León. También otras cuatro colectivas “No tan mayor”, “Arrabalescos”, “Aleteos del camino” y “Estupor y Temblores” ésta última junto a Chema Madoz entre otros.
También pueden escucharlo aquí.
http://www.youtube.com/watch?v=s8p8IOvpia8