domingo, 15 de mayo de 2016

Gemir

Masturbarme.
Sentir la desnudez
la vibración
Gemir
sentir la humedad de la entrepierna
Tratar de no pensar en vos.
Subir mis manos a los pezones y jugar con ellos.
Fruncir los labios
Rasguñar a veces las sábanas
encorvar el cuerpo
presionar los párpados
volver a bajar las manos
llegar ahí al fondo
introducir 2 dedos no uno .

Acordarme también del clítoris.
Tratar de no pensar en vos
olvidar el tiempo
olvidar que no me piensas
pero yo si te pienso y me exito
vuelvo a gemir
abro los ojos y no estás.
Toco mi vientre y arde
Sé que esto no te importa
vuelvo al clítoris,
vuelvo a sentir la humedad
deslizo los dedos
vuelvo a los pechos ahora erectos, sensibles
regreso a la entrepierna
gimo una y otra
y otra
y otra
y otra vez
gimo hasta romper el último orgasmo
Auque sepa que al final nada de esto me importa.

jueves, 12 de mayo de 2016

Nada me pertenece.


Imágen: Apollonia Saintclair
 A: José Luis
No me pertenece el viento
ni las hojas cayendo de los arboles,
ni el vuelo del pájaro.
Ni la lluvia que inunda casas de cartones o mal construidas
ni el ruido furioso de los ríos desbordándose
ni el cuerpo desnudo y erecto por tu recuerdo
ni la caricia sin entregarse
ni el beso prometido.
Ni el corazón descosturado
ni la palabra parapléjica.


No me pertenece nada.
ni tu recuerdo,
ni tu pequeña casa
donde apenas solo se encuentran tu voz y el reflejo de tus ojos verdes
y  tu pelo negro ondulado enredado entre el polvo y otras cosas.
No eres mío ni soy tuya
no somos de nadie. Tengámoslo claro por favor.

Nada me pertenece;
Ni el suspiro por vos a las 3 de la mañana
Y la espera de un mensaje tuyo
O de una llamada donde me digas hipócritamente cuanto me extrañas.
Pero nada de eso pasará. Porque no me extrañas a morir
Y no me extrañas tanto como yo te extraño.
Tengamoslo claro, entonces. Nada de esto que he dicho nos pertenece. Nada.



©Karen Valladares
Tomado del poemario Decir tu nombre.

sábado, 7 de mayo de 2016

RIGOR MORTIS




Imágen: David Alvarado


Qué lugar es ése al que nos llevarán nuestras palabras”
Roberto Bolaño




 

Nada
 puedo decir en esta justa hora
donde tu recuerdo se pincha con toda fuerza
nada
nada
nada debo decir.
Hay tanta soledad en mi boca.
Hay tanta soledad en cualquier parte de mi.
Nada, nada entonces me pertenece.

Ni siquiera el silencio explotando en mi boca.

@Karen Valladares.
Tomado del poemario Decir tu nombre.

domingo, 24 de abril de 2016

Nada somos ahora

Amarle solamente con la carne y el instinto
sin llevarme su nombre en las horas intermedias
Consuelo Tomas.



Llegamos tarde a la entrega del último abrazo.
A la entrega del último beso prometido.
Nada somos ahora

Ni el recuerdo creciendo como la hierba.

@Karen Valladares, tomado del libro: Decir tu nombre.

viernes, 1 de abril de 2016

Desnudez


Lo que tengo, o tendré,
pertenece a la certeza del olvido,
Rigoberto Paredes


Pronuncio esta desnudez y me tiemblan las manos.
Y nada tengo ni la sombra, ni el suspiro ni el aliento.
Sólo el vacío y la lentitud de una caricia.
Palabras rotas, desgastadas y vos   como Ulises volviendo cada vez que quiere
Largandose de la misma manera.  Nada de esto es cierto.

Esta desnudez tiene un nombre, mis manos allá abajo tienen un nombre.
Mis pezones, mi clítoris, el sudor de mi cuerpo, los gemidos. Todo tiene un nombre.
Mi desnudez, espera silenciosa

Debo pronunciar otras cosas pero me tiemblan tristemente las manos.

@Karen Valladares
Tomado del poemario: Decir tu nombre.

martes, 29 de marzo de 2016

Y a qué sabe tu nombre cuando lo digo con tristeza.

A: J. R. A.
"Por la distancia de ahora"

Imagen: Francisco Badilla

Y  a qué sabe tu nombre cuando lo pronuncio con tristeza.
Cuando mientras lo digo se me revuelve el estómago
Y se me va descuajando la piel por falta de tus manos en ella.
Soy la candela derretida .
El balbuceo de decir cualquier palabra menos tu nombre
La voz quebrantada cuando no te pronuncio.
Y cómo sabe tu nombre cuando lo pronuncio con enojo
Con tanta soledad en medio de tanta gente
No sé detener la rabia ni el llanto
No sé cómo se dice cuerpo desnudo cuando no estas.
Soy el reflejo de la nada en la nada.
Soy el telegrama que nadie abre.
El bullicio de los pájaros en plena madrugada.
Nada de esto te importa ahora.
Soy la hoja que cae del árbol.
El desierto detrás de mis parpados. Cuando no te veo.
Y cómo sabe tu nombre cuando lo pronuncio con tristeza. Decime para entender mi pecado.

 @Karen Valladares

lunes, 21 de marzo de 2016

Hora oscura

Y me quedé allí,
Pensando el frío.
Rafael Banegas
Y a mi me escarba la ansiedad, me escarba hondo ahí en lo blando...
Silvio Rodríguez



Debo partir
lanzarme a cualquier precipicio,
fingir nuevamente que todo está bien,
pero no es cierto, 
nada está bien cuando tengo el corazón en completo abandono.
Debo creer que decir tu nombre es una enfermedad,
debo creer que pensar en ti, es hacer que se revienten las arterias de cualquier parte del cuerpo.

Debo partir, alejarme en silencio, irme devorando el rastro.
Irme descosturando tu nombre, el silencio profundo de tus ojos
El abismo que hay ahora entre vos y yo.
Deshojo la idea de volver a tu lado
De quedarme inmóvil pensando en el frío que congela mi cuerpo.
Pensaré en que el abandono es el mejor remedio para olvidar.
pero duele la idea de no saber que perteneces al eco carrasposo de mi silencio.
Saber que debo partir a la hora oscura, donde quedito digo tu nombre.

Sin que nadie lo sepa.

 ©Karen Valladares
Tomado del poemario. Decir tu nombre

jueves, 3 de marzo de 2016

Sólo sé lo esponjoso de tu boca

Hoy no sé cómo me llamo.
Desconozco infinitamente la suavidad de tu piel
Sólo sé lo esponjoso de tu boca.
Y con eso me bastó para conocer la plenitud.

@Karen Valladares
Poemas sueltos

jueves, 25 de febrero de 2016

Palpar


 Palpar la desnudez fría.
Palpar la desnudez ausente.
Palpar el carraspero de la soledad.
Naufragar en una cama vacía.
Pensar en la sangre,
en el cráneo abierto
en el hueso roto
en el olvido
en el olvido
en el olvido
Palpar entonces, el olvido.
No decir nada, cerrar la boca
gritar en silencio,
palpar entonces el silencio
mientras revienta la desnudez
y siente tus besos justo ahí donde más te extraño.
Nada me pertenece entonces.
Palpar el silencio, la soledad y la desnudez cuando no estas

es absurdo. 
©Karen Valladares
Tomado del poemario: Sin vos la desnudez no importa


lunes, 22 de febrero de 2016

Quisiera besarlo

Quisiera verlo, darle una bofetada, pero de esas bofetadas que le duela toda la vida, tomarle el rostro con ambas manos, besarlo, besarlo como si fuese el fin del mundo y luego dejarlo que me acaricie toda mientras me besa, mientras me quita el aliento, mientras se agita mi corazón y mi cuerpo se convierte en un tropel de caballos, pensar en detenerme y darle otra bofetada con toda la furia contenida, con todos los celos guardados, con cualquier excusa, volver a besarlo, morder sus labios, besar su nariz, sus grandes ojos negros, verme en ellos hasta que el reconozca mi mirada , darle otra bofetada y decirle, no te angusties nada de esto es cierto; despierta.
@Karen Valladares
Poema tomado del poemario; sin vos la desnudez no importa