viernes, 5 de diciembre de 2014

Muestra poètica de Oriette D’Angelo( Venezuela)




 Fotografìa: Propiedad del autor






Oriette D’Angelo (Caracas, Venezuela, 1990). Estudió Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Participó en el Taller de Poesía del Instituto de Creatividad y Comunicación (ICREA, 2011) a cargo de Eleonora Requena. Es Coordinadora Creativa de la revista electrónica Sorbo de Letras y creadora del sitio de entrevistas y selección de textos Digo.Palabra.txt. Ganadora del Concurso para obras de Autores Inéditos de Monte Ávila Editores (2014), con su poemario Cardiopatías. Obtuvo una mención en el Concurso Literario Nacional e Internacional “Palabras sin fronteras” (2013) de Bruma Ediciones (Argentina). Sus poemas aparecen en diversas antologías, entre las que destacan Bordes del caos, de Bruma Ediciones (Argentina) y ¿Acaso esta atrocidad es el centro de todo?, de Stillness & Blood Press (México). También ha publicado en numerosas revistas electrónicas como Letralia, Las Malas Juntas, Los Poetas del Cinco, Ciudades Esqueleto y Tenían veinte años y estaban locos.
REDES SOCIALES
Twitter: @Oriettedangelo
Blog: http://oriettedangelo.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/Oriettedangelocannizzaro



Escalpelo
Holding the word scalpels on trembling lips
Stand straight, look me in the eye and say goodbye.
Jigsaw │Marillion

Brindo por el vientre al cual le costó sangrar durante un año
y por la herida de aquel día que todavía me muestra sus huesos
por el estómago que se contrae cada vez que las palabras arden
           y por las cicatrices de mis piernas cuando avanzan a destiempo
por el dolor que me da llegar a las luces apagadas de mi casa
          y por el vaso de agua que nadie ha recogido de mi cuarto
por todo lo que duele mi cocina
porque casi nunca siento hambre     
por mi fecha de expedición extemporánea
por el cordón umbilical que me arranqué a mordiscos
por este útero roído        de tanto examen
de tanta condición mujer
de tanta condición hombre
de tanta condición cadáver.

Brindo porque también se puede morir de huracanes
se puede morir de país
                                    / de cuerpo sano
                                                                    / de cuerpo alegre
Se pueden sacrificar todas las cicatrices por ninguna
todos los paisajes por ninguno
ningún temblor por tus temblores
todos mis miedos por ninguno
y aun así me reviento ante el temor del escalpelo
y te sangro.


Subrayo un título como subrayo un país
Nos hemos convertido en una pantalla. Adormecidos ante el estruendo de las piernas. [cobija hueca con noticias de otro mundo]. El muerto que no nos pertenece y el mandatario obsoleto acusado de corrupción. El programa en otro idioma y la antena infaltable en cada ventana, en cada hogar. Nos dicen que aquí vale más el derecho a la alimentación que el derecho a la vida. Y morimos, pero comemos. En mi pecho se devoran paraísos, playas, Los Roques, Mercal, La Tortuga. Subrayo un título como subrayo un país. El tiempo cambia y nos inventamos las estaciones. Nuestro invierno es una lluviecita y el verano es El Guri seco. Nos atropella una moto y seguimos. Tengo una patria de enjambres. ¿Quién nos enseñará a salir de la pantalla? Quiéreme y sácame de aquí, dijo Manolo García, pero nunca lo escuchaste.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .



Inédito
Todas las voces son de agua
Guardo los artículos que escribes en la prensa. Hablas sobre los hombres sardina y todas las voces son de agua. Hablo contigo de Breaking Bad sin hablar de Breaking Bad. Hablas de todo lo que quiero como si lo conocieras. Siento que todo papel es reincidencia. Que el internet nos aparta aunque sé que googleas mi nombre. Hablas de Gokú y de todo lo que odio. Hablas del nihilismo y de los problemas en el metro. Le temo a las agujas y a todo lo que pincha. Le temo a tu nombre y a todo el paraíso. Le temo a tus palabras sobre Nietzsche y a la música de Saiko cuando suena en Last.fm. Imagino todo lo que eres desde que ya no eres y te encuentro hablando sobre mi visión del mundo y nuestros labios tecnicolor. Sé que tecleas como yo tecleo y que mandas artículos a la prensa mientras yo los guardo. Si esta amistad es un vínculo, toda mi fragilidad comienza por buscar tu nombre.
  . . .  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
En caso de incendio, rompa el vidrio
Un pasado roto no es nada.
Al final te das cuenta de que nunca estuvo entero del todo.
Manolo García


Tic-tac en los dedos. Eres una unidad convencional no permitida. [manecilla rasgada]. El vacío de un nombre. Pertenencia ausente. Mi pasado roto. La caja torácica carcomida por los perros. Designación vagabunda. Sueño que me quemo en tu regazo. Sueño que el incendio es un amorío cruel junto a una jauría. Sueño que me salvas mientras me dejas calcinada, en ese campo crematorio que hiciste cuerpo. En caso de incendio, rompa el vidrio. En caso de incendio, rompa en llanto. Muera a tiempo. Busque refugio, que donde hay tres nunca hay nadie que lo salve.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
Sala de emergencia

Hemos recorrido más que el asfalto. Dejamos pasar los avisos de tránsito que nos advertían 
del posible desastre. Nos convertimos en un accidente que dejó estragos, carros destruidos 
y  cauchos  fragmentados.  Explosión  completa  de  una  desilusión  avisada.  Te  conocí 
cometiendo  el  delito  de  lanzar  una  bomba  directo  al  miocardio.  No  medí  los  frenos,  me 
auto mediqué y me provoqué una sobredosis. [No entiendo cómo se desintoxica una herida 
queriendo a alguien roto] Aquí estamos, en el eco distante del olvido y en la  catástrofe del 
metrónomo.  Tenemos  la  cronología  completa  de  los  accidentes  y  el  país  nos  ayuda  a 
reinventar la historia. Pasamos las venas como  pasamos la página,  pero no olvidamos, o lo 
hacemos sólo cuando no queremos sangrar. He cometido el error de quererme poco y dejar 
que  otros  se  den  cuenta.  Sin  embargo,  vuelvo  sin  venganza  al  accidente  que  fuiste  y  lo 
convierto  en  un  vendaje  para  no  mostrar  el  hueso.  Coloco  mi  herida  en  la  candela.  Me 
revuelco en la miseria que dejaste y la muestro.
  . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


En mi pecho se devoran paraísos

Nos hemos convertido en una Pantalla. Adormecidos ante el estruendo de las piernas. [Una 
cobija hueca con noticias de otro mundo. El muerto que no nos pertenece y el Presidente 
obsoleto acusado de corrupción. El programa en otro idioma y la antena infaltable en cada 
ventana en cada hogar. Nos dicen que aquí vale más el derecho a la alimentación que el 
derecho a la vida. Y morimos, pero comemos. En mi pecho se devoran paraísos, las playas, 
Los Roques, Mercal, La Tortuga. Subrayo un título como subrayo un país. El tiempo 
cambia y nos inventamos las estaciones. Nuestro invierno es una lluviecita y el verano es El 
Guri seco. Nos atropella una moto y seguimos. Tengo una patria de enjambres vacíos, pero 
la tengo. ¿Quién nos enseña a salir de la pantalla?  Quiéreme y sácame de aquí, dijo 
Manolo García, pero nunca lo escuchaste.

Inanición

 


Uno tiene que devolverse la decencia
dejar de rogar por ladridos ajenos
entender que hay amigos que siguen
                                        otros que no
Revisar fotos viejas:
fórmula segura para sufrir
llorar de hambre
morir de inanición
por tanto cariño fracturado

es reventarse los dientes
con mariposas hechas de barro

portarse bien es no insistir
                   en lo que duele
 



No hay comentarios: