martes, 2 de octubre de 2012

Hoy no sé quién soy, me veo al espejo, me busco y lo único que encuentro es un  hueco vacío que me llama. Pero no hago caso a su llamado. Hay otros brazos que me necesitan. En ese espejo no hay poesía; he llegado a decir mil veces que la poesía ha muerto, no existe. Ni en esta vida ni en otra.

No hay comentarios: