domingo, 26 de septiembre de 2010

Visita a la tierra baldía de Eliot

Fotografía: Orhan Kose

Visita a la tierra baldía de Eliot


Por: Karen Valladares

Dulce Támesis, discurre en calma, hasta que termine mi canción.
T.S.Eliot

Me niego a la mala poesía,

a lo cursi,

a lo sublime,

a la voraz precocidad del sexo,

a lo que no trasciende.

Me niego al bullicio del mar,

a la luna no vista en mi cielo,

a las estrellas de mar que no tengo,

a las voces que hay en mis oídos,

al llanto de Pizarnick,

a la locura de Panero,

a las Flores del mal de Baudelaire,

al vanguardismo llorón de Neruda.

Prefiero el balazo en Roque Dalton,

o hasta una canción de Silvio cantada por Café Tacuba.

Lo tradicional aburre.

Aburren los mismos callejones,

los sonidos.

Si fuese posible desaparecerlo todo.

¿Qué me queda entonces?

Yo asumo la idea de visitar la tierra baldía de Eliot

y me dedico a perfeccionar mi muerte.

No al estilo Plath o Storni.

Me niego a lanzarme al mar con dos piedras en las manos,

a ser la loca del muelle.

Me niego a todo

a todo.

A mí misma, por supuesto.

No hay comentarios: