martes, 31 de octubre de 2017

Hay que volver

"Las voces se elevan queriendo matizar las aspiraciones de soledad a que obligan
los espacios"
A.Pizarnik.

Hay que volver a veces al silencio. 
A la oscura hora que pertenece al insomnio
A la palabra quebrada que sale de mis ojos y de mis manos. 
A la duda que martilla sobre la pregunta
Al espantapajaros que es tu recuerdo.
Hay que volver a la palidez de la voz que no nos pertenece.
A la silueta en la pared que se desborda.
Al viento frío que empaña la ventana.
A una espalda desnuda esperando una caricia precisa.
Hay que volver al naufragio de intentos abandonados
A las ganas de decir algo, cualquier cosa que nos taladre el corazón.
A la página arrugada
A las ganas de no pensarlo y repetir su nombre mil veces.
Fallece el insomnio,
Manecillas adormecidas son mis lágrimas,
nada tengo que decir.
Hay que volver a veces al silencio.
Al vacío,
a la nada,
a las horas cansadas de la espera.
La luz que raspa la pupila
Dibujo desteñido.
Aguacero por venir.
Hay que volver al hundimiento de la palabra que duele
que rasguña el más profundo dolor
la soledad más áspera, la más terrible necesidad de gritarlo todo, pero con miedo.
Sospecho que nada de esto dolerá.
©Karen M Valladares
Derechos reservados.

No hay comentarios: