miércoles, 20 de enero de 2016

Poema para un beso que debo olvidar.


"'En el dolor hay flores que caminan con pianos y con tigres"
Ramoón M. Ocaranza.

Y cómo se olvida la redondez de tu boca 
ese sabor áspero que me impregnó hasta en lo más último de mis entrañas.
Pero fue algo que ya pasó.
Y pasó en la oscuridad fría de un vehículo
pero eso no importa.
Tampoco importa recordar tu mano sobre mi mano
y mi temblor por tanto nervio,
seguro ni lo notaste.
Eso tampoco te importa.
Cómo olvido tu boca besando mi boca
con toda la locura del mundo.
Cómo olvido esa noche fugaz
o relámpago?
y recuerdo también tus ojos,
tan profundos
tan sencillos
quizá decir que eran como una rara sonata mayor para piano y violín de esas de las más románticas.
 
Esa noche despedacé la palabra, la noche misma.
Y sé qué tampoco te importa.

@Karen Valladares

2 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Un saludo entrañable y un gozo percibir las palabras hechas de luz y poesía. Un canto a la belleza.

karen valladares dijo...

Gracias José Luis Morante, un abrazo hecho luz, hecho vida.