viernes, 24 de abril de 2015

Decir tu nombre es una enfermedad


Mi propio cuerpo
ya no me entiende
Nichita Stanescu

Digo tu nombre y  tartamudeo,

Me doy cuenta que no puedo decir orgasmo,
no puedo fingir el frío en mi cuerpo.
No puedo decir que tengo un clítoris que piensa en ti.
Que  mi sangre no es roja,
y que en vez de un corazón tengo un pájaro que revolotea dentro de mí
cada vez que tirito tu maldito nombre
si miro el cielo, pienso en tu desnudez
pienso en tu cuerpo excitado sobre el mío y me masturbo.
si miro sangre desbordándose sobre la herida, pienso en tus ojos verdes
y es que tus ojos son una herida desbordándose sobre una herida mía.

Ya no diré otra vez tu nombre.-
Ya no pensare en nuestra desnudez y el orgasmo próximo.
Ya no explotara mi voz
ya no explotara mi cuerpo.-
Esperare a que el silencio explote en mi cuerpo.


@Tomado del libro Decir tu cuerpo es una catástrofe 

No hay comentarios: