sábado, 11 de octubre de 2014

Concierto en Sol Mayor para poesìa y orquesta

Fotografìa: Karen Valladares



Concierto en Sol Mayor para Poesía y Orquesta


¡Silencio!
Quiero hacerte el amor
en una clave de sol,
extraer de tu figura
un contrapunto de arpegios a granel.
Curvear tu talle
oprimir tus líneas
despertar juntos en una partitura.

Trasladarte de tonalidad con la caricia
de un violonchelo;
sin barras dobles,
penetrando en el centro
de tu eje astral,
ensortijando
la armadura de tu abdomen.

Estremecerte con la minúscula alteración
de un gemido SOStenido.
Agitarte hasta
rasgar las cuerdas del allegro de una guitarra,
vibrar entre trémulos y trinos
(temblorosos trinos tiritantes).
Lastimarte con un s–ta- ca–to
enloquecerte con un crescendo
colapsar en la cadencia de un beso…

¡Shhh!
Te cubriré con una melodía.

Tarde

"Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche"
Octavio Paz
Vine tarde a mí misma.

Las estrellas 
habían colisionado 
desde el principio 
del verbo.

Llevo a cuestas 
demasiadas ventanas 
sin lugar para ninguna puerta.
Mi angustia no es el abismo
agujero negro,
vía láctea de mi pecho –
son los pináculos 
atravesados en mis manos.

Algún día he de soltarme 
de este cilicio,
esta cobardía 
que me ata los tobillos.
Mientras tanto
veo las horas irrevocables
en el paso del gemido,
mi verdugo camuflado
en las caricias de la dicha,
el flagelo de tu boca
en el frenesí de la poesía.


Fronteras


¿Qué sentido tienen las distancias?
la conminución de mis huesos
siguen germinando en las fronteras.

Parece que mi vida
es esta zona indefinida;
fragmentos del origen del tiempo,
átomos de luz,
pedazos de Dios,
bordean mi destino.

En el fruto del amanecer
tal vez está el delirio.
Te hice mío en un sueño,
atisbé tu anatómico vuelo
cuando tus alas rozaron
el anquilosado verso.

Si pudiera verme en tus pupilas
sostenida,
olvidar el bemol del equipaje, 
lastre hecho canción.

¿Acaso no es eso
la vida,
un puñado de tierra 
dividida
que busca
unir sus pedazos?



Prelude

Abre la boca
llena de eufemismos
como un sol sumergido
y cae del fondo de los
labios
una bomba
inerte
esquiva al paladar del sentido
una bomba
de verdad
y muerte.

No se detona aún
y parece que el poeta
no quiere correr
con esa suerte
embalada de verdad
contagiada de muerte
puesta en nuestras manos
puesta en nuestra mirada
latente.


Parece que el poeta
no se atreve
a deshojar el destino
a mutilar la suerte
y la verdad es una invitada
escurridiza
que cuando por fin aparece
descarnada
sus suaves dedos
son esquirlas
dilatadas
en nuestras manos
en nuestra mirada
conmovida.

Llora el poeta
porque a veces
y solo a veces
la verdad trae consigo
un poco
de su propia muerte.





Venus Ixchel Mejía


Tegucigalpa, Honduras. Poeta, editora, gestora cultural, cantautora y docente. Cofundadora de la Editorial Ixchel en 2012. Maestra de Educación Musical, Escuela Nacional de Música, 1997. Licenciada en Letras, UNAH, 2006. Ha participado en festivales de poesía en México, El Salvador y Guatemala; además de otros encuentros literarios y culturales a nivel nacional en las ciudades de Tegucigalpa, Olanchito, El Progreso, Comayagua, Gracias, Siguatepeque, San Nicolás y San Marcos de Ocotepeque. Fue productora y conductora del programa radial cultural-literario “Molinos de Viento”, Radio Nacional de Honduras. Ha impartido talleres literarios en Tegucigalpa en el proyecto “Barrio Lindo” y en San Nicolás, Santa Bárbara en el marco de la II feria del libro, 2014.
Publicaciones: Ad Líbitum, libro de poesía. Editorial Ixchel, 2012. Antologías poéticas: Lírica de Vida. Signum Editors, 2012. Soles de Media Noche: Antología del II encuentro de mujeres poetas en la cuenca del Papaloapan, México, 2014, Antología Voces de la ANDEH, 2014.



No hay comentarios: