domingo, 13 de julio de 2014

Hay sangre cada vez que digo tu nombre.

Y esta canción duele duele.

 
 Y este poema es por vos.

Hay sangre

Es de noche amor, y hace frío.
La noche traspasa las ventanas rotas de este cuarto diminuto.
Pienso en cualquier cosa y recuerdo que me duele el cuerpo del cansancio.
El techo no es azul, amor.
La primavera tampoco es verde.

Aquí nada es tal como uno cree.
Afuera el bullicio de los perros es enloquecedor, estorba todo.
Estorba hasta saber que es domingo,
pero no importa. Duele amarte en silencio.
Duele terriblemente amarte.
mis manos están heridas
hay sangre en mi cuerpo, en mis ojos, tengo la voz ensangrentada y cómo es una voz ensangrentada?
Toda la putisima tarde pienso en vos,
escribo tu nombre y me vuelvo cursi.

Es de noche amor, y hace frío.
Hay sangre por todas partes, amor,
y es porque he matado cruelmente tu nombre. Jamás volveré a decirlo.


Karen Valladares, tomado del poemario, ninguna tarde azul.