domingo, 15 de junio de 2014

No puedo decir nada.

Pienso que no existo cuando digo tu nombre.
La palabra temblequea, todo se esfuma, esto lo invento. Digo tu nombre y humedezco de pies a cabeza. Estoy a tu lado, pestañeo, te veo desnudo, coloco mi mano allá abajo y digo nuevamente soy feliz.

No hay comentarios: