miércoles, 14 de mayo de 2014

Milonga triste

Y el no sabrá quién cambio    
su nombre...
S.Beckett

A Harold.




Amanece y este cuarto semi oscuro no me dice nada.
Pienso en la llovizna, pienso en que mi sangre no es mi sangre y no es roja.
Dentro de mi crecen flores, veo la pared vacía y apenas distingo la sombra lejana de mi mano. Pienso en vos, pienso en el verde claro de tus ojos y quisiera darles un nombre misterioso; mientras escucho una rapsodia de Frank Lizt. Tirito, la mañana tirita. 
Mi corazón es un tropel de caballos que corre con fuerzas.
Ahora solo puedo pensar en vos, y recuerdo cualquier verso triste de Beckett.
Reflexiono y sé que tus ojos son como una milonga triste.


@ Karen Valladares, tomado del poemario Ninguna tarde azu

No hay comentarios: