domingo, 23 de junio de 2013

Escribo y tiemblo.

II
Escribo y tiemblo porque estoy muriendo.
Y no sé exactamente de qué, mis órganos son insectos que me recorren por dentro.
 En mi sangre hay caballos que galopan sin parar sobre el rojo o el azul o el verde o el rosa.
Tiemblo y continúo con la respiración entrecortada, y Huidobro y Girondo me carcomen los ojos, las uñas, y las páginas en blanco. Me arranco la piel y veo mis huesos.
Sufro por cualquier cosa, soy la víctima, lloro, me cubro los ojos, la risa, la insignificante y gangosa voz de este cuerpo mutilado.

Pienso mi enfermedad sin nombre, y me sale espuma de la boca..
Imagino este cuerpo como un barco.
Toda yo soy imaginaria. Me imagino casa y me deshabito, y me adentro, y huyo.
Rayo las paredes, escribo obscenidades y concluyo que tu nombre es obsceno.
Y aborrezco desde entonces el asco, la soledad, la putrefacción.



Karen Valladares. Tomado del libro: Maldita poesía