viernes, 1 de marzo de 2013

Pienso en vos todo el tiempo

Foto: Natasha Barabasa.



Hay en la intimidad un límite sagrado.

Ana Ajmatova.


Pienso en vos, todo el tiempo.

Como si fueras el peor dolor de mis fiebres.

Como si en verdad existiera el amor.

Ese terrible nombre que carcome mi mente,

pienso en vos, y veo el futuro.



Y el cielo rojo que estalla sobre mis pupilas,

y se me viene a la mente, cualquier poema cursi de Neruda
o de Benedetti. Pienso en vos, y un nido de avispas atraviesa el vidrio de la ventana
o una gaviota atraviesa velozmente el cielo aterciopelado de la tarde.

Pienso y se encoge mi cuerpo o estalla en pleno orgasmo
y repito tu nombre todas las veces que puedo,
lo repito hasta quedarse seca la boca,
hasta que ya no pueda pronunciarlo
hasta que vos me detengas con un beso
o me tomes de la mano y me lleves a la cama
y me hagas el amor, hasta que termine la noche
y vuelva a repetir tu nombre, mientras vos repetís el mio,
Recorriendo mi cuerpo completo sin ninguna prisa.


®Karen Valladares