sábado, 9 de junio de 2012

Alexandré, la luz de mis días y mis noches.




Alexandré mi niño hermoso. La alegría de nuestros días. La única voz cierta.