domingo, 13 de mayo de 2012

Un poema de Maldita poesía



Imagen de Jorge Martínez Mejía ©






Por: Karen Valladares



Lo que yo no quiero es esto.



No quiero decir poesía.
saborear la luz pálida de este día.

No quiero  desnudarme y verme al espejo sin preocupación alguna.
No quiero lanzarme como kamikaze a la muchedumbre que tanto aborrezco y  volverme una fascista o un nazi.

No. Lo que yo quiero no es eso, ni esto que en este momento estoy pensando.¡ Como me abruma el pensamiento!. Que batalla la que provoca.

No, esto no es lo que quiero. Ver la casa sucia,
los niños llorando, mi marido implorándome que no me  vaya;  y yo largándome como si en verdad nada me importara.

 Pero resulta que es todo lo contrario.
Que todo me importa, que todo me duele,
juro en verdad que mi amor es el hombre que duerme a diario a mi lado.
 Juro en verdad que mis hijos son Alexandre y Madelaine;
y que no le temo a la oscuridad ni a las puertas entreabiertas, menos a los fantasmas o quedarme eternamente sola.

No, en verdad juro que eso no es lo que quiero.
Lo que yo quiero no es decir poesía,
decir poesía es una mierda.
Es el cuerpo podrido,
es el llanto amanecido del recién nacido
es aquella muñeca rota olvidada en una esquina.
Es mi rodilla, también rota.
Es mi vientre con 30 puntadas
es el grito doloroso del parto.
es la bilis que vomité cuando di a luz.
es tantas cosas que no recuerdo.

Lo que yo no quiero es decir poesía, lo juro por Dios
que esa será la ultima palabra que yo diga.



Poema tomado del libro: Maldita poesìa



No hay comentarios: