viernes, 13 de enero de 2012

Ha vuelto el sol a explotar en las ventanas a decirme quién sabe qué cosa,
a recordarme quién sabe qué cosa,
a hacerme pensar quién sabe qué cosa,
a disimular este dolor qué sabe a cualquier cosa.

Ha vuelto el sol, y los paraguas no se han vuelto abrir;
esperan tristemente el próximo invierno.