sábado, 2 de julio de 2011

NUESTRAS REFLEXIONES EN EL FNRP constituyen en este momento el aceite de su movimiento

Fotografìa: Karen Valladares


Por Jorge Martinez Mejìa


Creo que es necesario colocar todas nuestras dudas y propuestas al frente para orientarnos en la lucha. Yo, por mi parte, siempre he considerado que existen dos enfoques, dialécticamente complementarios. 1. El plantemiento de la Refundación desde la construcción de poder popular desde la base; y 2 la Conquista de espacios de poder mediante la lucha directa con la oligarquía. Estos dos planteamientos corresponden a la observación directa de los caminos que sigue nuestro pueblo en su lucha. Yo, para poder aclarámelos les he llamado las dos esferas de poder popular en el FNRP. Nuestras comunidades, nuestra gente de adentro, especialmente del campo y de las zonas marginadas, se guían no por el análisis, sino por la intuición, por ello detectan la segunda esfera como la prioritaria, es decir, la lucha por el rescate del poder que le ha negado permanentemente la oligarquía, y la identifica con el símbolo de nuestro compañero Presidente Manuel Zelaya, por quien surgió el FNRP, es decir, por su derrocamiento. Creo también que al no ser excluyentes estas dos esferas de lucha, lo que debemos aclarar son las prioridades para no desperdiciar el tiempo en discusiones inútiles. A mi entender, en esta coyuntura es prioritario organizarnos para la batalla política, para la creación del Frente Amplio, afinarlo como una máquina victoriosa. Porque no tendremos los mismos momentos más adelante. El momento de "montarnos en el tren de la historia" significa no desperdiciar la coyuntura trabajando por lo necesario en este momento. Nuestra tarea entonces es organizarnos para que nuestro pueblo se movilice con agilidad en las siguientes elecciones y derrotemos a la oligarquía y sus aparatos. La lucha social, la protesta, la construcción de poder popular, la orgabnización del barrio, la organización de la vida social, es un proceso permanente que va integrado en cada etapa. Pero dedicarnos a reclamarle al gobierno por asuntos que ni siquiera va a resolver, es una pérdida de tiempo valioso. Yo, modestamente opino que debemos concentrarnos en sumar, unir, estrechar el trabajo de barrio y avanzar en la estructuración del Frente Amplio, que en definitva es el mismo FNRP en su mutación de "la resistencia al poder