miércoles, 6 de julio de 2011

Nadie vio la muerte

Y la muerte nadie la oía

Pere Gimferrer

Nadie la vio venir.
Nadie sintió sus pasos
nadie escuchó su voz temblorosa y oscura.
Nadie vio su silueta en los pasillos y en las paredes
nadie la vio postrada en una cama
tampoco nadie la vio irse
con alguno de nosotros en sus brazos.



© Karen Valladares. Tomado de el libro: Maldita poesìa.