lunes, 17 de enero de 2011

Nuevas voces de poetas hispanoamericanas

Entrego ahora otro acercamiento a las nuevas voces de poetas hispanoamericanas. Según mi criterio y gusto particular, muestro ahora las voces de las poetas más representativas de algunos países donde hay un movimiento poético importante. Presento entonces a las jóvenes poetas de Chile, Panamá, Costa Rica, México, Barcelona, España, Argentina, Uruguay, aunque claro está, faltan poetas de Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Bolivia, Brasil, Santo Domingo, etc.; voces y nombres que pronto estaré mostrando para su conocimiento en nuestro país.

Me atrevo a decir que estas voces femeninas jóvenes son las más destacadas en este momento (de acuerdo a mis fuentes), tanto por la intencionalidad de ruptura, su actitud franca, atrevida, que les permite construir nuevos matices en su obra, es decir, poemas frescos, intensos y de largo aliento, nuevos porque expresan una vivencia lírica profunda en la que se puede notar de manera evidente la abierta emancipación de una estética femenina con el sello particular de esta época.
Se trata de una generación nueva, de matices y melodías diversas, libre de clichés y convencionalismos y, afortunadamente, libre de la tan trasnochada victimización que heredamos de poetas anteriores.
Estas poetas tienen tanto para contar o gritar y con infinidad de recursos, por ello es notoria la ausencia de la cursilería sublimada. Son mujeres libres, libres para amar, para vivir y mostrar sus vivencias sin ataduras, sin lazos y sumisiones, con más fuerza e intensidad para mostrarnos su feminidad madura.
Ya no hay miedo para decir las cosas, sino fuerza para trascender los cánones de la poesía misma. La poesía no tiene sexo, ni la voz. Todas las voces pertenecen al mismo ser hispanoamericano, hablar y gritar no es sólo de hombres. No puedo darme el lujo de juzgar estas propuestas poéticas. Juzguen ustedes si no están ante las voces más jóvenes, maduras y fuertes de nuestra tierra, de nuestra América.
(Karen Valladares)




 




Mayra Oyuela
HONDURAS, 1982

Vos no sos

05.03.09 Con sadismo asesinaron a una joven mujer cuyo cadáver apareció desmembrado en la casa que habitaba y entre los presuntos implicados en el macabro crimen aparece el compañero de hogar de la víctima, quien fue detenido por la policía.

Vos no sos la poeta suicida de tu generación
No sos la bruja medieval que cerró los ojos
ante el fuego que le quemaba las entrañas.
No sos la femme fatale
que besó los pinceles que guardaba en su boca Klimt
No sos Casiopea descendiendo humana
ni Andrómeda sentada en la rama
observado al pescador que vendará los ojos .
Las historias no se repiten
las historias las escriben los olvidados
esos que construyen la vida en silencio
y dejan objetos personales para los paleontólogos.
Vos no sos Hipatia de Alejandría sentada en la plaza
observando con su astrolabio la superior posición de las suertes,
tampoco Marilyn Monroe delineándose los labios
Y llorando desconsolada tres horas antes de la sesión de fotos.
No sos la mujer de un futbolista famoso
ni Anais Nin escribiendo un diario de sensualidades.
Sos sólo vos, y eso no es poco
Una mujer con criaturas como palabras
alimentadas por su intuición,
que los recuerdos no vengan a parirte un hijo dormido,
que las lágrimas de los monstruos matinales
sean sal y el vino que fragua el condimento de tu poderío
no importa si los ángeles diminutos de Szymborska
no vienen a dormir en la yema de tus dedos.
Está historia ya es otra,
Otra como vos, maliciosa e insondable
Una bruja moderna
Cagada de risa porque el fuego le hará redimir
el esqueleto de su ciencia.


MAGALÍ JURAJURIA
URUGUAY 1988
20 zapatazos corriendo
ya no puedo mantenerme en pie de tanto exceso
una flor para el desvelo
titubea alrededor de mi tumba
y temblequea en el vientre de cada esqueleto.
y soy feliz en las ventanas cerradas
y soplo los mocos
y siente…
y pisé mementos oscuros.
y
patea
palabras en setenta y seis versos pulcros.
y manejo
y los 80 ojos de la incomunicación?
y encuentro droga
y comas
y baño
y argumentos clocados de la vida en la vagina lamparita
y voy
y vivo
ves?
vértebras teatrales
vegeta el porro.
ves?
un tajamar cuajado
un remo marrón barnizado
un garabato
Un amor químico
Un amor químico
tropiezo
tres
treinta
traumáticas
totalmente paspadas
totalmente
todo sigue siendo pelusa
todo el tornado tomando el todo
de llanto.
te digo entre dientes que te alejes.
te digo entre dientes lo mal que me persigue éste
te digo entre dientes
te digo
entre dientes
poesía horizontal.
sus
sugestionada al hastío de la pérdida
de memoria
subtiendo y extiendo los día del momento
subí
sube
stop!
soy una flotante de 33 centímetros de elevación
soy un ogro lleno de arañas.
soy un ogro
soy un campamento
soy los 20 ojos del búho cuerdo
soy la mujer piedra
soy el búho patidifuso
soy confinada
soplan
soplaba y desdoblaba
el moco Mosco
solas
sola la palabra llora el adiós
si
no
sin ser poeta
sin importancia
sin espacio
sin días
sin calendario vacío
sin decálogo
siguen
si escribo sobre las lagunas mentales
¡sexo despelotado!
(crisis …)
sentidos torcidos viendo un tero-tero en el techo
sentidos instantáneos
seis con una sombra no media
se vuelve cortante la vid y yo…
sé que la veré sonriendo mi ausencia muerta.
Se perfora la palabra cháchara
se disgregan las tripas por el occipucio
se devora de llanto al divagar
saboreaba mi blanca y quebrada tristeza
rutina no oronda
ríos
requebrados
registrados
recuerdos”
quiero morir
quedo hablando
queda Así
que vive
que duele
que se vuelve pájaro conciente
que me dejes!
que me come el hueso
que le llueve
desperdiciada
que basta
que alejes a éste
que
pureza amarga
punta de lengua
prefiero ponerme triste
posaba su dolor en mi lengua
por vivir
por malas conexiones de nudos
poesía sin fin
poesía libre
poesía flexible femenina
Poema lunch
poema lunch
poder de palabra
plataformas
pisando
piensan y buscan el paso hacia atrás.
piedra.
peso y pesco los átomos
pesan para el sentido liviano
Lyla pesa
pero callada
pepino
pelada
payaso estático
pateando baldosas
patadas en el corazón
parado
para mentir
para escupir tierra sobre mi esqueleto
o
papel Japón
palabrerías
palabras tupidas de sexo
página de carne de un libro puro hueso
nuevamente mi sola:
nos dolió el hueso
nos dejó dormir sentadas
no le quedan preguntas
no hay reclamos
ni creación.
Negra
necesito una ducha
nariz
nadie
mundo tomando té al revés
muertas
mis narices
miradas en lenguaje adverso
mientras…
mientras afuera hacen el amor un par de flores
mientras
mi vida viaja en 2 D
mientras
mi sucia
mi seudónimo
mi nariz
mi mortuoria
escupe mi gusano de seda
se parece a ti
mi fracaso
mi esqueleto……………………………...
mi cuerpo y sus dedos.
me sostengo larga
me sigo y me siguen las angustias entre los uno y mil ladrillos que cuento
me siento repleta de mini males
me sentí
me hizo bomba el esqueleto
me fumé el opio
me duelen
me doy vuelta
me dejan partiéndome en mil pedazos
sola
me compro cuerdas flojas
me clavaste como una tuna
me baño
me arqueo
me acuesto a dormir con mi deuda poética
Maura
¡oh! Maura
matraca de maíz al hombre mono indígena
mandándome
mamándome
meándome.

maldito momento
mal se siente
Magalí reza por nosotras.
los ojos se desploman por si solos
lobos
lo hace
lo llueve
llorando
lleno de fraude
llegando al ítem quebrado
lento sueño
le doy la legalización a América en la parte superior de mi cuerpo.
… … 20 kg.de nudos en cada extremo
las tarántulas están adentro
las paredes
las escaleras
lagunas
la trombosis flaca
la sexista del payaso estupefacto estático asexuado es
una ostra quebrada por la pared de los secretos.
la muerte me anda buscando en la palma del recuerdo
la muerte me anda buscando
¡oh!
la muerte
la dolorosa hace de su tiempo un cascarón
la bola de sufrimiento
la
la
la
hermana
hecha concha
hay un mundo llamado cuerpo
hay página vagina seca.
hacia adentro
habla
fuma cigarrillos para llorar
estupefacto.
estoy temblando
estoy en el horno
estoy dolorosa
estoy …
entre hilos
entonces
encogiendo bolsas
encierro en mi adentro
en un día hundido que tengo en la punta de la lengua
en tu casa
en tu cama
en puntas de varios pies
en minúscula y al revés
en mí
en mi sombra
en mi encéfalo
en mi alma
en luna llena
en las baldosas con acidez estomacal
en la vida
en la sola que antoja de soledad
en la semilla de cigarro que pita sola sin la sola
en el omóplato
en el arma más blanca del alma
en cada ley
Estoy
en el iris
en la forma
constantemente dolorosa
con forma de nube ahumada
con tronco de olvido
con espacio lleno de óvulos
con seso
y el protagonista
y el paso 26 hace evacuación en mi cien
y el nylon
y el iris en aumento
y el gancho que me tiende
y el foco hueco de recuerdo
y el buzo del engaño
y el balastro empanado
y Duele
y doy 30 vueltas
dolorosa
doce kilogramos.
dicen que hay
días semióticos y semánticos
saliva desperdiciada.
amargura nuevamente.
ácido
del libro de las desilusiones
del corazón
¡déjenme dormir!
déjenme dormir junto a mis arañas.
deja
decora
deberé compenetrarme
de nicho.
de sol
de sangre
de púrpura
de parir
de mi tronco
de mi cuerpo
de mi cuerpo …
de madera
de Grecia
de dolor
de día
de dador
de Carmelo
de cáncer y no
de amores
de … … …
cuero y cáscaras
de aburrimiento
de mi madre despierta
de oblicua y daltónica
de consumida en prosa.
con la cucaracha pegada a la costilla
con forma de mujer tántrica
con el vertedor lánguido hacia un cuerpo débil
con el que nunca
como la cáscara
como al amante de amantes
como coagulada
como
chiquilina con forma de verso ancho
atándome
amaneradamente
a las arañas
a tu casa
al sol
a mi lado
a la hora
a la cama.
20 kilogramos de omóplatos…

PAULA ILABACA
CHILE, 1979
Lucía canta

“She makes me wanna die”
Tricky
bésalo por mí mamá
cuando se duerma
para que no tenga más pesadillas no
para que tenga un poco más de
compasión
bésalo en la boca mamá
cuando se duerma para que le saques mi corazón
de entre sus dientes
para que se lo saques
y todo quede sellado mamá
lucía di y que todo quede sellado
en la forma mamá
en esa manera que tiene de morder
incluso mientras duerme

BEATRIZ PEREZ PEREDA
Tabasco, México, 1984

La loca de Berlín


I

La loca me llevó a su casa
y extendió las manos para que yo viera su mundo

Me habló del desierto
de tardes como naranjas agrias
De su locura que comenzó en la mano derecha
en un concierto de grietas y sombras en la memoria

De un amante que subía cumbres
pero había desistido de escalar su cuerpo

De una amiga mitad oriental mitad poeta
infanta muerta en una tina de hiel y agua púrpura

Al final me dijo
-En mi tumba pondrán que fui náufraga
Jamás llegué a la orilla de otro cuerpo.


II


La loca odia las rupturas
dice son un remolino de agua que rompe tu frente
y anega el corazón de peces quietos

Su pelo aún guarda algo del desierto
de rejas y paredes blancas

A veces usa los zapatos de su madre
para convencerse de que hay cosas que no encuentran su sitio

Sentada de espaldas al espejo
yo la miro suturar sus ausencias
entonces el dolor es un niño
ella la nana que lo rodea.

ELIZABETH NEIRA
Chile, 1973
Abyecta

Me he acostado con tu padre, tu hermano y tu
hijo, por no nombrar a tu tío y a todos tus amigos.
Con tu abuelo fue imposible y tu madre se salvó
por vinagreta.
No puedo dejar de nombrar a los vecinos,
los cabros del bloque,
los de los flipper,
los volados de la plaza y de la esquina;
el lechero, cartero, repartidor del diario, gásfiter,
electricista, zapatero, jardinero y la casi totalidad
de trabajadores de servicio a domicilio que han
tenido la fortuna de pasar por mi casa y la tuya.
Y es que tengo un apetito descomunal y no perdono
erección.
Soy una adicta, dicen...
siempre,
pero es que invariablemente siempre,
quiero.
Además no discrimino.
El tamaño no me importa;
ni el grosor de las billeteras, tampoco el color de
la piel,
si tiene auto o bicicleta
si usa tarjeta dorada o está en DICOM, si tiene
casa propia o mediagua;
mucho menos si me ama o no me ama,
si me respeta o si me quiere para el puro hueveo,
si es machito, de pelo en pecho, o mariquita, tonto
o inteligente, necio o sabio, ladrón o policía,
lento o rápido, cuerdo o ....sicótico...
Juro,
que a la hora de los q’iubo nada de eso me importa.
Y aunque condón no uso, (la iglesia lo prohibe)
venéreas parece que no tengo, parece...
Excepto un herpes travieso que me tapiza la
boca de llagas cada cierto tiempo.
a veces orino de pie, me excita,
o lo hago en piscinas y duchas públicas,
usualmente veo pornos y me masturbo como
una demente el día entero.
Otra cosita es que soy comunista y última de rota,
voté por la Gladys y no me depilo
no cocino ni un huevo frito y me gusta opinar en
conversaciones de hombres.
Te advierto... que detesto el sexo anal,
pero si me tratas con dulzura
terminaré comiendo de tu mano y
lamiendo la suela de tus zapatos.
Te aviso,
que soy ágil con las cuchillas,
tengo buena puntería y reflejos en óptimo estado,
y que, a pesar de éstas y otras destrezas
que ostento en las manos, dedos y lengua ...
especialmente,
según me han contado,
en las discos me va bastante mal.
Y me pasa últimamente que
nadie se me acerca y me siento sospechosamente
repugnante como pescado de feria que no se vendió.
Y la verdad es que ya no tengo quince años
como para ir a esos lugares, llenos de púberes en
plena floración. Niñitas lindas de senos como dos
tazas de leche y coñito con olor a nata.
Otro problemita que no te podría callar
es que producto de
un dilatado alcoholismo que me ha tenido
desde hace años
azotando la cabeza contra las barras de los bares
más cochinos de esta ciudad,
padezco de ciertos trastornos... gástricos,
de variada gravedad y abyección,
como por ejemplo, la acumulación de gases intestinales,
que a veces,
generalmente en público,
pugnan por salir de su prisión.

Te advierto
que estoy muy sola,
que esta soledad me duele en exceso mucho
y que ante el menor indicio de abandono, real o
imaginario, sería capaz de perseguirte a ti y a tu
familia por todo el país,
convertirme en tu sombra y luego en tu peor
pesadilla
para terminar asesinándote y
exhibiendo tus genitales en la plaza pública,
contenidos en tu boca.
Y es que además de puta, soy loca, floja, sucia, tonta, terca,
ignorante, sorda, bruta, torpe, coja y mala.


PAOLA VALVERDE ALIER
Costa Rica, 1984

Gancho

Cuélgame a la par del saco
y lanza un gancho
que reviente los dientes
de la hora en que te conocí.
Quítame el abrigo
la capucha/ los anteojos
las manos de encima
los orgasmos y las risas.
Mi buena memoria para retener poemas.
Quítame las piernas
cuando hurguemos otros cuerpos
arráncame lo cursi
la grasa de los platos.
Quítame el deseo de escuchar a Sabina,
que no se note
que no digan que aún sigo enamorada
que se engañen
que me piensen santa
que no pregunten más por ti.
Y si derribas la carga
evades impuestos
y extingues los malos pensamientos,
regrésame de vez en cuando a las películas
con un “stop” para alguna batalla
y acabemos a medias
sin tenernos que acabar
que de no ser por tu cuarto
hoy serías un fantasma.


ANA GORRÍA

Barcelona, 1979

Planet Circle


Ante los ojos, la casa y su silencio
de esfera clausurada. La gravedad
del muro, el péndulo
cansado.
A veces, la hendidura,
la cicatriz de un cuerpo que sostiene
su propia intrascendencia.
El sonido que nunca rasga el cuarto.
La cuenca o la hemorragia en las que orbita
el lejano temblor de las ciudades.


MARÍA ELOY GARCÍA
Barcelona

El poeta como tipo de interés

el poeta no es un descendido
sino un tipo que asciende/
ni un libertador de patrias de aquí mismo
sino uno que se libra de la patria de sí mismo aquí/
el poeta se consume
y sus cantos son la oferta
de un dolor que es la demanda/
el poeta es una moda delirante y en alza
que pierde románticamente sus puntos
en el bosque de los precios al consumo
y es justo aquí y entonces
que pierde el interés

NATALIA LITVINOVA
ARGENTINA, 1984

Nunca vi una muerte

Nunca vi una muerte
tan transparente
como la que amanecía
al lado de mi ventana
trenzada con las ramas
de los abedules blancos.
Nunca vi una muerte
tan desamparada,
robándole el cobijo
a los niños gitanos
ante la caída
del cuchillo de la nieve.
Nunca vi una muerte
que sin pronunciar nombre alguno
abrazaba cualquier cuerpo
con suavidad minuciosa.
Nunca más volví a ver
una muerte tan clara
como aquel septiembre
del año invisible
cuando la patria se extinguía
como un animal preciado



MAGDALENA CAMARGO
Panamá, 1984

Dicen que el amor está en la calle


pero yo no lo veo.
Dicen que parece una horda de estudiantes
corriendo en medio de las estelas de humo,
llorando por motivos ocultos, químicos,
interiores. Dicen que el amor es así; feroz;
y valiente
como los jóvenes.
Yo bebo mi café a las 6 de la tarde buscándolo
anhelando dar con él, en algún rostro anónimo,
en dos manos que se juntan apenas, sin darse cuenta.
Lo busco en los malecones,
en los cines, en las praderas,
en los callejones, en un gesto secreto debajo de la mesa…
Pero nada.
Dicen que el amor esta en la calle,
pero yo no lo veo.


KAREN VALLADARES
HONDURAS, 1984

Visita a la tierra baldía

Dulce Támesis, discurre en calma, hasta que termine mi canción.
T.S.Eliot

Me niego a la mala poesía,
a lo sublime,
a la voraz precocidad del sexo,
a lo que no trasciende.
Me niego al bullicio del mar,
a la luna no vista en mi cielo,
a las estrellas de mar que no tengo,
a las voces que hay en mis oídos,
al llanto de Pizarnick,
a la locura de Panero,
a las Flores del mal de Baudelaire,
al vanguardismo llorón de Neruda.
Prefiero el balazo en Roque Dalton,
o hasta una canción de Silvio cantada por Café Tacuba.
Lo tradicional aburre.
Aburren los mismos callejones,
los sonidos. Si fuese posible desaparecerlo todo.
¿Qué me queda entonces?
Yo asumo la idea de visitar la tierra baldía de Eliot
y me dedico a perfeccionar mi muerte.
No al estilo Plath o Storni.
Me niego a lanzarme al mar con dos piedras en las manos,
a ser la loca del muelle.
Me niego a todo a todo.
A mí misma, por supuesto.

No hay comentarios: