viernes, 20 de agosto de 2010

Xavier Villaurrutia

Nació en la ciudad de México. Estudió en el Colegio Francés y en la Preparatoria, donde
inició su amistad con Novo y Torres Bodet. Abandonó el estudio de las leyes para
dedicarse por completo a las letras. Sus primeros poemas datan de 1919. Dirigió, en unión con Salvador Novo, la revista Ulises. Fue uno de los animadores del grupo y la revista Contemporáneos. Hizo estudios de teatro en el Departamento de Bellas Artes. Colaboró en revistas. Su poema "Canto a la Primavera" recibió en 1948 un primer premio. Como autor dramático se desenvuelve por sus pasos contados: comienza traduciendo a
Chejov, Romains, Lenormand; escribe luego obras en un acto, pequeños esquemas, breves
ensayos sobre caracteres; y llega, por fin, a sus obras mayores en tres actos. En 1928 había fundado con otros escritores el teatro de Ulises "pequeño teatro experimental a donde se representan obras nuevas por nuevos actores no profesionales"



SELECCIÓN POÉTICA



NOCTURNO MAR

Ni tu silencio, duro cristal de roca,
ni el frío de la mano queme tiendes,
ni tus palabras secas, sin tiempo ni color,
ni mi nombre, ni siquiera mi nombre
que dictas como cifra desnuda de sentido;

ni la herida profunda, ni la sangre
que mana de sus labios, palpitante,
ni la distancia cada vez más fría
sábana nieve de hospital invierno
tendida entre los dos como la duda;

nada, nada podrá ser más amargo
que el mar que llevo dentro, solo y ciego,
el mar antiguo Edipo que me recorre a tientas
desde todos los siglos,
cuando mi sangre aún no era mi sangre,
cuando mi piel crecía en la piel de otro cuerpo,
cuando alguien respiraba por mí que aún no nacía.

El mar que sube mudo hasta mis labios,
el mar que me satura
con el mortal veneno que no mata
pues prolonga la vida y duele más que el dolor.
El mar que hace un trabajo lento y lento
forjando en la caverna de mi pecho
el puño airado de mi corazón.

Mar sin viento ni cielo,
sin olas, desorientado,
nocturno mar sin espuma en los labios,
nocturno mar sin cólera, conforme
con lamer las paredes que lo mantienen preso
y esclavo que no rompe sus riberas
y ciego que no busca la luz que le robaron
y amante que no quiere sino su desamor.

Mar que arrastra despojos silenciosos,
olvidos olvidados y deseos,
sílabas de recuerdos y rencores,
ahogados sueños de recién nacidos,
perfiles y perfumes mutilados,
fibras de luz y náufragos cabellos.

Nocturno mar amargo
que circula en estrechos corredores
de corales arterias y raíces
y venas medusas capilares.

Mar que teje en la sombra su tejido flotante,
con azules agujas ensartadas
con hilos y nervios y tensos cordones.

Nocturno mar amargo
que humedece mi lengua con su lenta saliva,
que hace crecer mis uñas con la fuerza
de su marca oscura.

Mi oreja sigue su rumor secreto,
oigo crecer sus rocas y sus plantas
que alargan más y más sus labios dedos.


NOSTALGIA DE LA NIEVE

¡Cae la nieve sobre la noche!

¡Qué luz de atardecer increíble,
hecha del polvo más fino,
llena de misteriosa tibieza,
anuncia la aparición de la nieve1
Luego, por hilos invisibles
descienden
y sueltos en el aire como una cabellera,
copos de pluma, copos de espuma.

Y algo dulce sueño,
del sueño sin angustia,
infantil, tierno, leve
goce no recordado,
tiene la milagrosa
forma en que por la noche
caen las silenciosas
sombras blancas de la nieve.

No hay comentarios: