lunes, 23 de agosto de 2010

II parte de la sección de poesía "poetas nacidos entre 1975-1986"

María de los Angeles Martinez
Ecuador, 1980


LA SACRÍLEGA COMEDIA

Si Dios desciende seguro le destrozamos,
cada uno querrá un souvenir de Dios.
Se harán urnas y escapularios,
de sus partes cercenadas,
de su divinidad.

Se venderán
pedacitos pirateados, falsos
y la humanidad será feliz con una nueva mentira
guardada en el disco duro,
bajo la almohada,
o cocida al sostén.

Bienaventurados los que tengan
un trozo del ser supremo
que ellos tendrán vacaciones,
y seguro social,
y auto del año.

Por eso Dios se queda arriba,
con razón nos promete resurrecciones diplomáticas
y no viene jamás a visitarnos.


tomado de: http://antologiahugomayo.blogspot.com/2006/03/mara-de-los-ngeles-martnez.html


Rosa Chavez
Poeta Maya quixé,
Guatemala, 1979


La sangre
ya no es un misterio
se vende, se alquila,
se roba, se devuelve,
se derrama, se bebe,
se orina, se decolora,
ya no vale, no une, no detiene,
no coagula, no sabe a hierro,
se arman circos para absorberla,
la sangre
ya no es un misterio.




http://ivancruzosorio.blogspot.com/2008/03/4-poemas-de-rosa-mara-chvez.html



ALAN MILS

Guatemala


Manifiesto de la Literatura Ninja – 9 golpes


1. Desvanecerse en el tiempo – escribir en los intersticios entre presencia y ausencia. Delirar con las manos y disolver el cuerpo frente al Lector.

2. Volar entre los árboles. Hacer danzas etéreas entre los edificios. Que el lenguaje sea el movimiento y la fugacidad.

3. Manifestarse en células, clicas, dispositivos igualmente individuales y colectivos que traspasan fronteras y lenguas. Teletransportarse cada día. Lanzar los textos como estrellas hasta iluminar el cielo del nuevo territorio en su transitoriedad.

4. La literatura es un holograma mental que a veces aterriza en la página. Respetar, honrar a los viejos maestros del arte oral y de la tradición telepática que llega hasta nosotros gracias a sus rituales de siglos. El libro es muerte y es vida, en una inmanencia cíclica.

5. Enfrentar a nuestros adversarios narrando, de forma secreta, el thriller metafísico de su relación con nosotros. Perdonarlos porque no saben lo que hacen. Ser implacables cuando insistan en la injusticia.

6. Poesía es ficción, es autobiografía del Lector.

7. Escribir para alcanzar una posible e imaginaria síntesis entre el pasado y el futuro. Crear en el texto un axis mundi del presente eterno. La poesía es el artefacto explosivo que usamos para destrozar esos muros levantados entre pantalla-pdf-mente-hoja de papel-códice. Aprender a leer petroglifos, ideogramas. Practicar la caligrafía como un ejercicio de combate.

8. Este enunciado es imaginario.

9. Hacer aparecer y desaparecer textos, de acuerdo con la necesidad emocional y cultural del momento. No distinguir entre crónica, sueño, biografía, romance, juego de video. Navegar el hiperespacio capturando las sombras del texto que jamás nos atrevimos a escribir.



http://alanmills.blogspot.com/2010/08/manifiesto-de-la-literatura-ninja-9.html


ÓSCAR FARIÑA

(Paraguay, 1980)


El sol es un orto de luz

que a mayor exposición nos torna marroncitos

I

amenaza de la estrella de tres puntas:
“esperad, sólo dos

de mis miembros faltan”

y después sí, el dibujo de la cabra invertida en el medio de la playa,
la cabra isósceles de tres puntas
pisada durante todo el puto día

por el Turista,

se completa

II

el Turista demonio
muerte y violación de menores,

ese turista que se droga,

mata y coge

–sin respetar un orden

amén del mínimo indispensable
supuesto en la periocidad del vicio

III

Ah Turista malo
ahora ingresa al mar seco y erecto como un faro
a la vez que contempla una niña, la muerte
incubada en cada grano de arena

IV

el Turista sin respeto se pasea y ofende
la alegría de los chicos mientras
la cabra invertida espera sin solución de continuidad
la caída de la noche
porque la noche
siempre cae, a diferencia del día
–aunque en rigor lo que cae es el ano de Luz

V

viene una ola
como una mano
que arrastra las fichas hacia su punta

no hay escenas de tragedia impostada
porque ninguno de los abducidos por el mar
está acompañado en la playa; entonces,
superado este primer instante de perplejidad,
los perros gregarios
continúan la marcha y los tics estivales

VI

(de espaldas al Descenso
observa el Turista
a una señorita que no se decide
a salir del agua, cuya
morosidad, en conjunción con el frío,
deviene erección de poros, pezones y el propio Turista,
a quien la diéresis le recuerda “pingüino” y acto continuo
materializa uno sin querer,
por el sólo hecho de representárselo,
para gran alboroto de los niños felices por gregarios)

VII

la nariz

de uno de los niños

pierde lombrices y la madre
con un pañuelo de papel le indica
algo referido a los sifones


sobre ese pañuelo
ahora serpentean las lombrices

a lo letra mutante de confusa lectura

VIII


-Qué dicen, má- pregunta el chico; y es aquí cuando el Turista interrumpe la escena

para espetar al rostro extraviado de la madre su falta de cultura, pues, suponemos,

ella no sabe traducir lo que dicen las lombrices de la nariz de su hijo, y el Turista

que sólo desea saber le quita con

medio empujón el pañuelo,

lo mira pero tampoco entiende,

y al punto todos los niños perdidos en la historia de la

playa

como muñones de alegría se le incrustan en una zona indefinida de la frente
y él así cae, las lombrices aun danzantes,
para luego salir despedido hacia el cielo
hacia el Sol:
una fosa nasal

que se lo aspira hasta la nuca


Héctor Hernández Montecinos
Chile, 1979


Aquí junto a este poema

empezamos a caminar

vamos avanzando lentamente en esta página

como si fuera una espalda llena de canarios

arrancados de una mezquita.

Pisamos los lotos que flotan en el río

que nos acompaña como una lengua.

Un río lleno de estatuas de delfines

que empieza en el cielo y ternura

en la evaporación de una lágrima entre las piedras.

Oímos de noche los relinchos de la primavera

llevando colibríes hacia los archipiélagos vírgenes

donde la tierra está hecha de huesos.

Allá mismo vamos nosotros

a llenar de piedras humanas el fondo de ese río.


Tomado de: http://acheache.blogspot.com

2 comentarios:

HELENA dijo...

karen no se si te acuerdes de mi nos vimos ayer en la universidad americana, vestia de rojo y te pedi tu autografo, te dije que yo tmb escribia, bueno eso lo eh hecho hace no tanto tiempo...hoy fui a la escuela de economia y de ciencias politicas de la uag y no sabian nada del encuentro de escritores del pacifico...quiero manifestar mi queja pero en el triptico no hay ningun telefono. hace falta mucha publicidad e informes principalmente donde se presentan. espero que me contestes nos vemos vilma

Angeles dijo...

Muchas gracias por publicar un poemita mío en tu excelente selección, un abrazo desde la Cuenca de mis ojos, estamos en contacto Angeles Martínez
hayquedecir.blogspot.com