jueves, 24 de junio de 2010

Viene llegando la tarde.


Fotografía: Crys Anthony
A: Rosemary, Nidia, Alma Lagos.

La tarde viene llegando,
sombría,
opaca,
media muerta.

Mi casa no tiene jardines, ni sol, ni sombra en los patios.
Ni voces en los pasillos. Me hiere profundamente la soledad de las persianas
y todo el silencio me ahoga.
Aquí soy yo, allá, en otro sitio, me convierto. No sé en qué, pero lo hago.

Aquí no vienen las palabras todos los días
o sólamente los domingos.
Aquí no hay poesía en ningún sitio. Nadie olvida la distancia y sus colores bipolares.
Aquí nada vale. Todo ha muerto. El silencio ha vuelto a posesionarse de mi boca.
He amanecido sin querer a nadie. Voy yendo despacio a cualquier parte donde mi voz reconozca tu nombre. Hay un charco de silencio afuera de la casa ¿Y qué digo entonces? ¿Qué pienso entonces?

La tarde no refleja nada.
Viene llegando la tarde: oscura, solitaria.
Viene rugiendo, como si en verdad fuese un monstruo.


® Karen Valladares, tomado del libro Ciudad Inversa

No hay comentarios: