miércoles, 21 de abril de 2010

La crisis de los 80´s en la poesía de femenina del Perú.


por Cecilia Bustamante



No es el propósito de estas notas examinar a fondo los orígenes o la duración de la crisis actual que vive el Perú, se trata solamente de una posición personal no científica sobre las relaciones de algunas escritoras peruanas con esta realidad, y las que considero de proyección para la poesía actual y futura de las mujeres escritoras del Perú. Sus diferenicas literaias individuales, de temperamento, de ideas políticas, así como la importancia que den a los intereses nacionales y de clase, se convierten a mi parecer en embrión de un lenguaje que nace incialmente distanciado del lector común, hasta que se integra a la dinámica vital del país identificándose como documento históric! o sobre la situación de las cosas actuales. Esta ruptura nos impide a veces ser neutrales, pero no se puede negar que quiebra el ritmo de inercia y aceptación, especialmente de la mente. Los poetas hablamos desde la energía del caos, acuñando el nueva lenguaje sin importar controversias y esperando enlazar con las siguientes generaciones. Es el arte de construír el futuro. C.B.


Comúnmente el término crisis infiere la presencia de una situación violenta o potencialmente violenta en un sistema, usualmente se produce por la agudización de la desigualdadd entre los intereses del poder económico y político con las clases sociales; su destino es detonar o neutralizarse. Las características específicas varían según cada realidad social - analizar el intercambio de acciones y reacciones de los participantes en la crisis demanda ! pues de algunas generalizaciones. En el caso del Perú, la crisi s que me interesa es la que germina después de la Segunda Guerra Mundial, que crece bajo el control de los acostumbrados regímenes dictatoriales o del poder de la pequeña élite tradicional que definen la naturaleza del proceso social, es decir del desarrollo histórico. A este elemento de injusticia responde el sordo descontento de la clase desprivilegiada u olvidada. El rol y métodos del Estado en este proceso acumulativo son casi sin excepción el autoritarismo y el terror. Estos gobiernos negaron, por lo general, a las minorías y a los pobres, la posibilidad de una participación democrática en la discusión de los temas relevantes a los intereses nacionales e internacionales del Perú. Esta falta de participación, el tradicional trato discriminatorio de las minorías nativas - es una correlación siempre creciente entre la perpetuación de la pobreza y la injusticia, c! ondonadas sin remordimiento por las demás instituciones.


En la década de los 80, (ver: C.B. “La Mujerla Política de los 80s”, en La República, Lima, Sept. 9, 1982) las generaciones de los peruana y 60s y los 70s - crecen con las esperanzas de un cambio, luego de asimilar la rebelión de la juventud en las barricadas de París, y contra el establishment en los EE. UU. Se había vivido en el Perú un singular experimento nacionalista radical de desmontaje de la antigüa oligarquía peruana, con el populista General Velasco, quien no encuentra mayor solidaridad popular, pese a los cambios irreversibles que se dieron a favor de los desprivilegiados, y que debilitaron definitivamente a la todopoderosa oligarquía peruana. Su instin! to de conservación la empuja luego a transformarse o infiltrars e dentro de los movimientos progresistas o abiertamente de izquierda. Velasco promovió y dió derechos a la participación de los trabajadores, de las mujeres y de los grupos indígenas, oficializó el kechua como lengua nacional.


Una vez lanzada la profundización de los cambios sociales, pese a que el proyecto abortó, la dinámica y desequilibrio consecuentes, quebraron el rígido esquema de clases sociales y de la economía peruanas que pasaron a ser volátiles elementos de un imparable proceso histórico. La crisis se agrava en los 80s en esa especie de “neurosis de la sociedad”, de que habla Minucci. Es entonces cuando nace Sendero Luminoso da inicio desde otro nivel a la violencia y el terrorismo - destinado a desangrar el país. Cuando el Partido Aprista o Partido del Pueblo llega al poder en los 80s despu&eacut! e;s de medio siglo de estar fuera de la ley o perseguido, hay esperanzas de un verdadero giro democratizador y progresista. Las clases populares se sienten protagonistas de la historia. En la década de los 80s se combinan, lamentablemente, la nefasta época de guerrillas con el creciente poder mundial del tráfico de drogas - la violencia se va transformado, prácticamente , en una guerra civil. La crisis económica y las condiciones de los olvidados se agravan, el hambre y la miseria golpean más que nunca al país, son los momentos en que cada ocho minutos muere de hambre un niño en el Perú. Las mujeres peruanas tienen un rol creciente en el proceso porque tradicionalmente han sido relegadas al destino de las minorías sin oportunidad para la educación y sin mayores derechos de participación política. Habían obtenido el voto en 1956 ,mas, el elevado índice de analfabetismo de! entonces revela que la mujer conformaba casi el 70%, podemos deducir sus posibilidades reales.


Hemos tenido pocas pero influyentes escritoras en la historia de la cultura peruana. A finales del siglo XIX Clorinda Matto de Turner, es la fundadora del indigenismo literario (Ciro Alegía, José María Arguedas) Mercdes Cabello de Carbonera, demanda luego derechos de igualdad; Dora Mayer, crea con Luis E. Valcárcel defensa legal para los indígenas; Magda Portal, fundadora del Partido Aprista y connotada líder, en uan de las primeras intelectuales engagé . Son herederas y reclaman o escriben sobre el pensamiento feminista de Flora Tristán, socialista utópica franco-peruana, prcursora de la organización de los trabajadores, reconocida por Marx y Engels como tal. Y quien en Peregrinaciones de una Paria, enjuiciara el status de la mujer peruana en la sociedad de mediados de siglo XIX. Nuestras escritoras están unidas por un r! asgo común de radicalismo de ideas, rasgo que persiste hasta hoy y que puede significar, llegada la hora: censura, silenciamiento de la obra, represión política, el exilio, o la muerte. Las escritoras mencionadas defendieron a través de su obra y de organizaciones, al pueblo indígena contra el poder combinado del Estado, la Iglesia y los gamonales o latifundistas. Matto de Turner fué excomulgada, anatemizada y murió en el exilio en Buenos Aires. Cabello de Carbonera fué objeto de “la vindicta pública”, como dice Luis Alberto Sánchez y de cruel difamación impresa, dirigida específicamente a su condición de mujer, de parte de Juan de Arona. Dora Mayer fué silenciada porque se atrevió a criticar a José Carlos Mariátegui, fundador del partido Comunista a Haya de la Torre (fundador de la Alainza Revolucionaria

Americana - APRA) y a la dictadura de Au! gusto B. Leguía. Mayer visionariamente llamó la atenci&o acute;n en 1923 sobre el peligro de la “penetración cultural de parte de los yanquis.” Acabó escribiendo bajo seudónimo y sufrió una campaña de desprestigio personal sobre su estabilidad mental. Magda Portal, fundadora del APRA, tuvo desacuerdo ideológico con Haya de la Torre, siendo expulsada del Partido, siguió la acostumbrada campaña contra la vida personal. Sufrió décadas de persecución política y cárcel, por su pensamiento izquierdista, el silenciamiento y destrucción de su obra, así como atentados contra su vida. Vivió exiliada en varios países hasta donde la larga mano de la venganza política siempre la alcanzaba. Cuando se hace mayor vive exiliada en el propio país y es gracias a otra mujer peruana silenciada, Violeta Correa de Belaúnde, y a mi propia intervención, que log! ra obtener sus documentos personales y viajar finalmente (1982) a atender invitaciones primero en Estados Unidos y luego en otros países. Finalmente, en México en la Conferencia Iberoamericana de Escritoras, recibe con Carmen Conde, merecido homenaje.


La escritora peruana está destinada, por lo tanto, a ser vocero natural de las demandas de la mujer y de los sectores minoritarios - tiende a politizarse rápidamente. Desde el sector cultural, contribuye a registrar los desajustes y confrontaciones que se están dando en el corpus de la organización social. La mujer, escritora o nó, es un nuevo elemento cobrando identidad en estos años claves y duros, y reclama su espacio para una efectiva participación política. (ver: C.B., “El Poeta y su Texto”, Revista Iberoamericana, Texto/Contexto en la Literatura Latinoamericana. Pittsburgh, ! Pa.1979. Tr:“The Poet and her Text”, Maureen Ahern, Revista Affinities, No 1. Austin, 1982). Muchas de nosotras hemos procedido a identificar y denunciar las fuentes de injusticia y violencia social con las que estamos familiarizadas a causa del poder autoritario y el machismo, que tiene mucho que ver con los males no sólo de nuestra vida política. Algunas entraron directamente en la subversión. Sobre esta característica de liderazgo, su radicalismo y tendencia al extremismo ideológico, escribo separadamente


En el proceso de cobrar identidad en su tiempo, ella “se define primordialmente en “la dimensión del tiempo” (Habermas). Por ello se inclina al análisis de las condiciones presentes relacionadas a la cultura, valores e instituciones. Y en su comunicación lingüística deja evidencia de su proceso personal. La primera poeta de esta generación en romper los tabúes verbales fu&eacut! e; María Emilia Cornejo. Muy joven, iconoclasta y desenfadada, ataca con la palabra y su uso, los valores tradicionales y el estado de cosas. Su actitud es desde este punto de vista, subversiva. Este proceso se acentúa y es continuado por otras después de ella. Pero el tabú ha sido roto en la sociedad pacata, tradicional, aún cortesana y muy clasista. .


La mujer escritora internaliza con valentía el significado y características de la crisis en un afán trascendente de autoconocimiento. Esta intensa elección resultó mortal para la Cornejo, quien se quita la vida en plena juventud. Más realista e impaciente que José María Arguedas, se semejan en que materiliazan su desencanto ante “la imposibilidad” de un cambio en su tiempo y lo rubrican con un gesto total. Se identificó como “la muchacha mala de la historia” ! en un simbólico coup d’etat contra costumbres obso letas de una sociedad paternalista y clasista. . La rebeldía de las escritoras peruanas se manifiesta en términos de conflicto y antagonismo con el status quo. El lenguaje literario de la mujer se resiste a seguir legitimando y perpetuando costumbres que no toman en cuenta ni su naturaleza humana, ni las condiciones históricas de nuestro tiempo. No es una posición pensada, mas bien, la captación inconsciente de la corriente de la época, como ocurre a todos los intérpretes. Esta es, además la “supermadre” latinoamericana, la que socializa políticamente la que transmite modelos a los hijos: su más grande potencial.
María Emilia Cornejo es la primera que describe la realidad del cuerpo de la mujer, del amor, del sexo, del matrimonio, la maternidad. Su lenguaje es chocante para la época, denuncia : “Yo soy la muchach! a mala de la historia/la que fornicó con tres hombres/y le sacó cuernos a su marido/soy la mujer que lo engañó cotidianamente/por un miserable plato de lentejas.../soy la mujer que lo castró/con infinitos gestos de ternura/ y gemidos falsos en la cama/soy/la muchacha mala de la historia.” Publicó en la revista Eros de Isaac Rupay, que convocaba en los 70s, a “quitarse las máscaras, destruír los fetiches”. Rupay, el mentor de Cornejo, nació en 1950 en la clase humilde de Lima y murió en 1974.

Carmen Ollé continúa trabajando la veta abierta por Cornejo. Su discurso demuestra resistencia y detachment, el rehusamiento a seguir legitimando lo que no cree. Ella es más intelectual, intensa. Sus deshinbidos poemas registran el significado de ser mujer en el mundo subdesarrollado, la realidad del amor y de! l cuerpo bajo la sombra del machismo y la pobreza. Ella vive en Lima y su obra ha rendido una visión violenta de la realidad: “He vuelto a despertar en Lima a ser una mujer que va/midiendo su talle en las vitrinas como muchas/preocupada por el vaivén de su culo transparente/Lima es una ciudad como yo, una utopía de mujer...Tengo 30 años/la edad del stress/mi vagina se llena de hongos como consecuencia del primer parto./ El color del mar es tan verde/como mi lírica verde de bella subdesarrollada./ Del botín que es la cultura, me pregunto por el destino./No conozco la teoría del reflejo, fuí masoquista/ a solas gozadora del llanto del espejo del WC./Despierto y me levanto en un catre viejo/mi militancia ni es una casa vieja pobre y hedionda/ y aquí sin espejos, ni tazas de mayólica, aguantas las ganas de orinar/o revientas...Y otra vez aquí/allí viento/molotov/pezuña del poli...” Otro hermoso poema ejerce violencia ocntra ella misma: ! “Cuando el velo de los años me haya cubierto,/ seré una anciana indigna?/ Me preguntarán mis hijos dónde vas madre tan peinada/ y pintada como un Kabuki?/ Descendiendo, cayendo ante los ojos de la nueva generación”/ mis mados jueces, ¿acaso tendré e; valor de aquella viejecita rusa/ para consumir ‘en pan de la vida hasta las últimas migajas’?”

Sonia Luz Carrillo es más política y encuentra así “el punto de ruptura y de estímulo vital”, como dice Sánchez León. Sus poemas ratifican escueta y casi mecánicamente, la falta de comunicación: “Ella no sabe nada/ de arte/ ni de política./Ella cada año pare un hijo.../ Ella no tiene voz/ usa poco los ojos/ los oídos los tiene atrofiados./ En mi país ella es la esposa ideal.”

Sobre el lenguaje de los medios de comunicación, Carril lo escribe: “la verdad en kodalite/ la realidad em cámara oscura/ equilibrio/ en espacios standard/ la realidad en cámara oscura./ Controles, controles, controles/ sordos emisores/ respuesta inaudible.” ( Sonia Luz Carrillo, La Realidad en Cámara Oscura. Mercedes Eguren, Poesía. Gloria Mendoza Borda, Paisajes que tus Ojos Ignoran, publicadas por C.B. Austin, 1980).
Mercedes Eguren proviene de lo que fué hasta fines de los 60, el sector privilegiado del país. escribe con desprecio e indiferencia, llena de humor noire. Está gravemente distanciada en un imposible lugar de ser suyo, porque el Perú es premonitoriamente“una nación bestial con la fuerza desconocida del terror”. Donde ella reacciona ante“las colecciones de frases terminadas/ en ‘revolución&rsquo! ;...fué usted tan aplastante/ que me obligó a intervenir en su lenguaje./ Por éso es tan inmenso el interés que siento por su muerte.” Juega con el suicidio como una compromiso con la realidad, desconsagra la imagen del padre, se siente extraña en “ese hospital de hospitales” que es el Perú, “extraña en este club de hormigas/tan estúpidamente sentada/sin izquierdas ni derechas/ como una rata preñada.” En una sociedad paternalista como la nuestra Eguren es audaz como para decir: “El viejo falleció aquella noche/ fuera de la casa/ que había sido su prisión./ Terrosa quedó su última mirada,/ desabrigado su ex-cuerpo tan gentil./ Mi viejo falleció poquito a mucho./ Cuando era vegetal, ya no era él.” La desenfada crítica social de la Eguren no ha llegado a oídos de los críticos. ! “No trabajarás/ ni acumularás hombre como yo, chol ita./ Explotarás tus senos, tu peluca blanca/ como Naja la Psicodélica../No trabajarás..extenderás tu tanga/ en la alfombra fácil del hotel/ y estarás/ muy humo, como un gran bisté,/ en el quinto piso de Felipeamor./ Tu redondo seno, tu pezón de Welch/ son tu Costa Azul.” Agrega, ominosamente en otro poema: “..renuncio a escribir poesía/ porque es imposible que el tiempo/ me alcance para lograr/ ese estado perfecto/ y si algún día averigüo con certeza/ que sí hay distancia entre el hombre y una piedra,/ volveré otra vez...” En la tierra de Vallejo, Arguedas, Heraud, María Emilia Cornejo, estas palabras se tornan temibles.*
Gloria Mendoza Borda incluye en su discurso vocablos kechuas porque son los que más corresponden a la realidad que interpreta, su producción suena algo extranjera al ! oído costeño tal vez, y el de muchos peruanos y críticos oficiales. Su lenguaje es mestizo y andino pero conlleva la misma hostilidad al estado de cosas: “...en aquellas tardes/teñidas/ de ceniza y té/ amo/ terminada mi tarea/ protegí el bosque/ del espúpido polvo\ y las arañas/ que van carcomiendo la red de tus ojos./ Amo/ bastante he pastado/ me he fatigado con tu ganado/ dame otro trabajo/ jugietes/ dame tu alma/ ...amo/ mal amo/ quédate con tus ovejas/ es tu hora/ me voy/ debes pastar mis ovejas/ al compás del látigo/ es tu turno/ escucha/ te toca pastar mis ovejas/ mal educadas y tristes/ te toca pastar mis lágrimas/ se acerca la primera muerte...” Y en otro poema: “Entre la Paqcha y el Lago/ oscurecidos cielos/ abren nuevos mundos/ los balseros arribaron/ no séde qué puerto/ al corazón/ al tiempo/ a la vida/ o a la muerte/ sentada junto ! a la pequeña pqchua/ sola/ sola con tus ojos/ tu rostro/ la noc he en mis manos/ extraño campo/ las moscas/ el olvido/ sola. Gloria Mendoza nació en Juliaca, Puno, el Altiplano andino. Estas escritoras me han interesado y he mantenido comunicación escrita con ellas desde hace varios años. Logrando publicarlas en Austin con el sello Ediciones Capulí, Coleción Urpi, Austin, 1980.


Es muy característico de las poetisas de los 80s, reflejar la desarticulación que se está dando en las costumbres. Mecanismos que revelan una relación amor-odio con la impotencia como denominador común: frustración e inseguridad. Las más jóvenes hoy experimentan con su alienación, la distorsión, la falta de significado, en un proceso de búsqueda de identidad personal que exige articular con un significado auténtico, como posibilidad de integración, de unidad. Es, en parte, la búsqueda! de la identidad nacional. Se convierte, por lo tanto y para algunas punto de partida hacia la praxis política y, si es necesario, hacia la participación por vía de la violencia (ver: C.B. Ponencia El Cuerpo y la Escritura, IV Congreso Interamericano de Escritoras, México, 1982. Tr: The Body and Writing Revista Extramares, Vol.. 1, No.. 1, Austin, 1989.) ; éste es un gesto decisivo de elección personal. De poetas así conocemos pocos nombres, salvo el de Edith Lagos, que murió bajo tortura policial en Ayacucho.


En Colombia, México, Chile, Puerto Rico, Cuba, Puerto Rico, se ha dado fenómeno similar en la producción poética femenina: un acercamiento radical al lenguaje paralelo a una posición política radical: Mercedes Carranza, Rosario Bañuelos, Cecilia Vicuña, Vanessa Droz, Angela Marí! a Dávila, Gioconda Belli. Aparentemente, el mecanismo operante conduce como medio de liberación y de justicia social, a la praxis política como vía de acceso al poder político. Este tipo de escritura femenina está aclarando el rol de la mujer ya no como la unilateral responsable de los dilemas morales, encarnación de la culpa y el pecado. Al escribir confronta e interpreta la realidad de nuestro tiempo y la crisis social que desestabiliza a la sociedad peruana.


En esta situación crítica la mujer demanda un nuevo rol en la sociedad del siglo XXI. Es la “mujer nueva” sobre la que escribió Magda Portal en 1930. Sus voces se escuchan “contra las puertas de la autoridad de lo inhumano”, según Steiner, “cuando el hombre tecnológico ha ampliado sólo la destrucción.” Nuestra poesía nace en un ambiente de injusticia y violencia. No resulta sorpredente leer poemas que d! evuelvan esta violación. En parte, la vía más corta la ofrecen los movimientos nacionalistas o revolucionarios. Es su respuesta a las largas relaciones de silencio entre ella y la sociedad, la cultura y el poder. Se contamina de violencia en esa especie de neurosis de la sociedad, cuando a la aguda crisis económica se agrega la crisis social. Algunos teóricos consideran que la aparición de la violencia es un síntoma claro de que el sistema político está sordo y rechaza los pedidos de las masas.


“El escritor moderno está amenazado por la represión externa y por la decadencia desde dentro. Es sólo en el lenguaje que su identidad y presencia histórica se hacen explícitas de una manera única,” dice Steiner en Language and Silence. Esto nos ayuda a comprender la circunstancia del Perú, donde las expresiones ling! üísticas de las pocas autoras que he podido citar en consi deración al tiempo, se comprometen en la tarea de liberación de las fallas morales del sistema, en negar la estigmatización de la pobreza y la ecuación entre riqueza y virtud. Están contribuyendo inesperadamente al análisis de los orígenes de la violencia, se desmonta el discurso que rendía tributo al prestigio social de la lengua dominante y se acuña otro más integrador donde hasta se saluda ya a la cibernética. En la sociedad peruana que fuera básicamente agraria no se había dado una ideología de oposición a partir del lenguaje. Ellas, las mujeres escritoras, forman parte de la tradición de las pocas que en la historia de la cultura peruana expresan su tiempo específico, con contemporaneidad y con calidad literaria.





1 comentario:

Jorge Muzam dijo...

Interesante ensayo sobre un tema muy poco analizado, ni siquiera mencionado. Se agradece.

Saludos